La inmotica es la aplicación de tecnologías de automatización de procesos en los inmuebles no residenciales. Mientras que la domótica está dedicada al confort del hogar, la inmótica pone su foco en las empresas e industrias. ¿Cómo puede beneficiar el uso de estas nuevas tecnologías a organizaciones de cualquier sector?

Usos de la inmótica

Este concepto hace referencia a la automatización integral de edificaciones a través del empleo de la alta tecnología. Cualquier inmueble puede beneficiarse enormemente del uso de estas automatizaciones para optimizar procesos como la climatización, la seguridad o la eficiencia energética. Sin embargo, centros como hospitales, hoteles, universidades, aeropuertos o centros comerciales pueden sacar aún más provecho de estas tecnologías.

En cuanto al uso que puede tener la inmótica en nuestra empresa, podemos mencionar que proporciona un control de las instalaciones energéticas, con lo cual los edificios se vuelven más eficientes y reducen su consumo. Esto puede suponer un gran ahorro energético para nosotros.

Especialmente cuando se trata de grandes edificios, es muy útil controlar y automatizar el sistema de climatización. Al controlar este sistema con el uso de estas nuevas tecnologías, se evitan errores que puedan ocasionar un consumo mayor y una baja eficiencia, como poner la temperatura demasiado alta o demasiado baja.

Todo el sistema puede programarse para evitar pérdidas de temperatura del interior, así como aumentar el confort mediante características como el encendido y apagado programados o el cierre de los circuitos.

Estas medidas, sin duda, nos evitan el coste energético que supone realizar todas estas tareas de forma manual y poco controlada. Está demostrado que es posible ahorrar hasta un 40 % en la factura de la energía programando estos sistemas.

Controlar otros sistemas como el encendido y apagado automático de las luces también resulta muy eficaz, especialmente en hoteles y otros centros que tienen actividad durante las 24 horas del día.

A través del uso de la inmótica, también podemos mejorar el sistema de seguridad, programando alarmas, cámaras de seguridad y otros sistemas de control. En las industrias, se puede programar para detectar fugas de materiales peligrosos, averías de los sistemas de seguridad y producción que impliquen riesgos para el personal o cualquier clase de incidencia.

Ventajas de la inmótica

Entre sus principales ventajas está, evidentemente, la reducción del consumo energético de las empresas. A la hora de programar eficientemente estas funciones, el propio sistema de automatización se encargará de otorgarnos la información pertinente para lograr una buena gestión de los recursos.

El sistema inmótico se encargará de medir, controlar y gestionar, y los resultados obtenidos serán emitidos a modo de informes que nos ayudarán a mejorar. Así, se puede aumentar también el confort y la eficiencia, lo que resulta beneficioso para todas las personas que se encuentren en el interior del inmueble. Todo esto mejora la experiencia de usuario de los clientes.

En síntesis, la inmótica es capaz de ayudarnos a implementar en nuestra empresa aquellas medidas que nos permitirán cumplir con leyes y normativas vigentes sobre el consumo energético. Contáctanos para introducir estas normas de seguridad, de gestión ambiental, de sostenibilidad y de reducción de la huella de carbono.